LA DETECCIÓN TEMPRANA DE PROBLEMAS DE ORTODONCIA PUEDE AYUDAR A EVITAR TRATAMIENTOS PROLONGADOS EN EL FUTURO

En los últimos años, usted se habrá dado cuenta que cada vez hay más niños en edad escolar con aparatos dentales u otros aparatos de ortodoncia. Esto se debe a que los ortodoncista pediátricos modernos están capacitados para detectar problemas sutiles en la salida de los dientes permanentes y el crecimiento de la mandíbula, incluso cuando los niños todavía tienen dientes de leche. La detección temprana y el tratamiento de problemas de ortodoncia pueden ayudar a evitarle a su niño tratamientos prolongados e invasivos en el futuro, por lo que nuestro ortodoncista pediátrico instruye rutinariamente a los pacientes jóvenes que una consulta de ortodoncia es recomendable para asegurarse que algún problema no sea pasado por alto.

¿POR QUÉ SIETE ES EL NÚMERO MÁGICO?

Los expertos recomiendan que todos los niños reciban una evaluación de ortodoncia a la edad de siete años. Esto es porque el primer molar permanente ha brotado estableciendo la mordida trasera, por lo que es fácil para un ortodoncista pediátrico evaluar la relaciones entre los dientes. En esta etapa del desarrollo del niño podemos determinar si hay sobre-mordida, mordida cruzada, mordida abierta, apiñamiento dental, discrepancias en el crecimiento de la mandíbula, u otros problemas que estén comenzando a formarse. Una mala mordida sólo empeora con el tiempo, pero detectarla y tratarla a tiempo puede aumentar las posibilidades de tener una gran sonrisa sin un considerable trabajo dental a futuro.

¿QUÉ PUEDE LOGRAR LA ORTODONCIA PEDIÁTRICA?

Mientras que algunos problemas sólo pueden requerir un enfoque de esperar y ver, nuestro ortodoncista puede detectar un problema que necesite atención inmediata. El tratamiento interceptivo puede ayudar a crear espacio en el arco dental para que los dientes apiñados broten, lo cual puede reducir la necesidad de extracción de dientes o uso de aparatos dentales a futuro. Si los dientes de leche se pierden muy pronto, un ortodoncista puede ayudar a preservar con un espaciador, el espacio para el diente permanente que aún no ha brotado. Mediante el uso de aparatos especiales para afectar el crecimiento de la mandíbula, podemos crear simetría facial y prevenir que los dientes sobresalgan. Nuestros especialistas en ortodoncia pueden ayudar a corregir hábitos orales dañinos como chuparse el dedo o presionar los dientes con la lengua, los cuales alteran la forma de la boca.

TRATAMIENTO DE ORTODONCIA EN DOS ETAPAS

El tratamiento interceptivo es llamado también fase uno de tratamiento, y su objetivo es asegurar que las mandíbulas superiores e inferiores se comuniquen mutuamente y se desarrollen lo suficiente para dar cabida a todos los dientes permanentes. La fase uno puede requerir el uso de expansores para ensanchar el paladar y frenillos parciales para mover los dientes y hacer espacio para que otros dientes broten. Cuando la fase uno está completa, su niño tendrá un período de descanso, pero una vez que todos los dientes permanentes brotan, su niño comenzará la fase dos del tratamiento, la cual consiste en colocar frenos (dental braces) completos para enderezar los dientes.

Ortodoncia para niños

El tratamiento temprano para los dientes o problemas en el desarrollo de la mandíbula puede ayudar a reducir el tiempo que su niño necesite para usar frenos (dental braces) durante la segunda fase del tratamiento de ortodoncia e incluso puede evitar procedimientos dentales extensivos y cirugía bucal. Nuestros profesionales estarán complacidos de referirlo a uno de nuestros ortodoncistas especializados. Contáctenos para programar la evaluación de su niño.